Fantástico mes Septiembre para volver a pensar en cómo nos comunicamos en nuestra empresa y en qué podemos mejorar.

En el siglo XXI, la Comunicación lo es todo.

Si sabes comunicar sabes liderar, sabes vender y sabes formar.

Y tú, ¿Cómo te comunicas?

Cuando queremos influir positivamente en nuestro interlocutor, las palabras no son suficiente. Influir, persuadir, negociar, convencer, compartir son verbos que implican conocer cómo funcionan nuestro cerebro al recibir estímulos exteriores. Como dice Martha Burns, profesora neurocientífica, “para impactar debemos sorprender utilizando formas refrescantes de comunicación y una exposición creativa que inspire y provoque el recuerdo de nuestros mensajes”.

¿Dialogas o “monologas”?

Antes de empezar a hablar o a escribir, pensemos en quien nos escuchará o en quién va a leer nuestro email.

¿Priorizamos solo nuestros intereses o realmente queremos aportar valor a nuestro interlocutor?

¿Cómo conseguirlo? Ante todo, prepara tu Actitud y dialoga, sin prejuicios, con mente abierta y de forma valiente.

Diferentes claves para diferentes públicos:

  1. Personalicemos nuestra oferta para cada cliente
  2. Motivemos siempre a nuestros colaboradores como objetivo global, con nuestras palabras mágicas.
  3. Investiguemos las necesidades de nuestro público antes de una reunión o una presentación.

Comunicación a medida, personalizada

Todos nosotros tenemos mucha experiencia en nuestros respectivos sectores, dominamos nuestros productos o servicios, conocemos a la perfección los pros y contras de nuestra empresa, y solemos improvisar cuando estamos delante del cliente porque… “Ya sé qué me va a pedir, qué necesita, qué objeciones saldrán, qué condiciones quiere…  Si pensamos así, la Comunicación se convierte en rutina… y en realidad, la Comunicación es un reto diario,

Tenemos que aprender a preguntar con objetivo, a escuchar bidireccionalmente y a responder de forma personalizada. Nuestro interlocutor tiene que percibir que nuestra propuesta está hecha “a su medida”.

Quien deja de mejorar deja de ser bueno

Eres un gran profesional y por ello te esfuerzas en mejorar día a día.

El mercado cambia, surgen nuevos retos, nuevos objetivos y hemos de prepararnos de forma diferente. ¡Los retos del s. XXI son diferentes y únicos!

Detecta tus necesidades y sobre todo enfócate en qué te apetece mejorar: estructurar mejor tus presentaciones, desarrollar tu creatividad, argumentar a tus clientes de forma personalizada, conseguir que tus colaboradores reaccionen proactivamente tras tus conversaciones semanales,…

Comparte tus inquietudes con Recursos Humanos y sorpréndeles con tus ganas de mejorar y formarte.

¡En Septiembre empieza el curso escolar también para ti!