¿Es usted doctor, cirujano, camillero, pediatra, enfermero, anestesista…?

¿Cuántas veces al día habla con los pacientes? 3, 4, 5…..10 veces….

¿Se considera preparado para establecer una comunicación amable, empática y efectiva?

El pasado 19 de junio tuve el placer de participar como ponente en el Hospital General Universitario de Valencia, en las Jornadas de Nutrición Hospitalaria lideradas por el Dr. Carlos Sánchez Juan, Jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición.

De la mano de Nestlé, HealthScience, el evento reunió a Residentes de Nutrición y Endicronología, dispuestos a compartir, aprender y enriquecer una tarde centrada en mejorar la atención a los pacientes en temas nutricionales.

¡Qué humildad demuestran los profesionales de la Sanidad cuando acuden también a una conferencia de Comunicación para mejorar sus relaciones con sus pacientes! Dirigirse a ellos prestando atención a sus emociones es fundamental y garantiza que los pacientes se sientan más comprometidos en el tratamiento a seguir.

Muchos profesionales de la medicina están convencidos de que los pacientes se curan mejor cuando estableces con ellos un vínculo emocional y les hablas con actitud positiva. Se están realizando estudios en este sentido para avalar esta afirmación.

Más allá de conocer qué hacer para afrontar con éxito la salud del paciente, también hablamos en Valencia de cómo afrontar con éxito la comunicación con el paciente, con sus familias, entre compañeros y con el público en general.

3 pasos imprescindibles para la Comunicación en el área sanitaria:

1- Actitud para que nuestro paciente confíe en nosotros y perciba que nuestras palabras están orientadas a ayudarle y a hacerle sentir mejor. Nuestra actitud debe reunir 7 características:

Positivismo, Empatía, Humildad, Respeto, Creatividad, Seguridad y Diálogo.

2- Conocimiento previo de nuestro interlocutor, de su entorno y de su estado emocional. El paciente es nuestro “cliente”, debemos comunicarnos con él adaptándonos a su forma de ser y pensar, siendo conscientes de qué necesita en cada momento y teniendo como objetivo aportarle siempre valor.

3- Creatividad: La Flor Mental nos ayudará a estructurar nuestro mensaje y a prepararlo de forma creativa y específica. Es muy importante limitar la información, resaltar  3 ideas clave y utilizar un lenguaje cercano y comprensible. Cómo empezamos la conversación determina la atención que el paciente o familiar prestará a nuestras palabras y cómo cerramos la charla influirá en su estado de ánimo posterior. 

Gracias de nuevo al Dr. Carlos Sánchez Juan, Jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición, y a la Sra. Lorena Álvarez Padín, Delegada de Valencia de Nestlé Health Science, por esta oportunidad de aprendizaje. ¡Hasta pronto!